Estelí-NicaraguaJuventud: motor de vida e impulsadores de emprendimientos Jinotega-NicaraguaDelincuentes asesinan a joven jinotegano en su propia vivienda Jinotega-NicaraguaBuscan a jinotegano desaparecido desde hace 7 días Estelí-NicaraguaCamión se vuelca al bajar una pendiente Jinotega-NicaraguaBuscan a familiares de mujer con problemas mentales que llegó a comunidad jinotegana

NOTICIA

Departamental

Industria de las rosquillas afectada por la falta de clientes

Periodista Famnuel Úbeda
21-Mayo-2020
Madriz-Nicaragua
Disminuyeron pedidos. La industria de la rosquilla en Yalagüina, Madriz, se ha visto afectada por la crisis generada por la pandemia del coronavirus. Imagen de referencia
Imagen de referencia

La Esperanza es una de las comunidades del municipio de Yalagüina, en el departamento de Madriz, donde se encuentra la mayoría de talleres de fabricación de rosquillas, uno de los productos de mayor demanda por los nicaragüenses en el país y en el extranjero.

En esa comunidad, la mayoría de las familias dependen de la elaboración y comercialización de rosquillas, una industria de años y que parece agonizar por el encarecimiento de la materia prima, pero también por la pandemia del coronavirus en Nicaragua, ya que ha caído la demanda.

Esta situación ha provocado menos ingresos económicos entre los más de 20 propietarios de talleres de rosquillas, de igual forma menos oportunidades de trabajo en la comunidad.  

Lea también: Artesanas de Ducuale Grande sin recibir pedidos

Don Cástulo Matute y su esposa son unos de los que han comenzado a enfrentar los efectos de la crisis económica mundial ocasionada por la pandemia del coronavirus, pues se les queda mucho producto retenido y para no perder la inversión en la materia prima han tenido que trabajar solo una vez a la semana, lo que representa menos ingresos para ellos y sus colaboradores.

Don Cástulo asegura que la mayor parte de su producción de rosquillas se comercializa en cafeterías, autobuses y   fuera del país, pero con el cierre temporal de muchos de estos negocios, son menos los clientes.

El comerciante dijo que para sobrevivir y no dejar la tradición, en los 20 talleres que existen en la comunidad se limitan a trabajar con un quintal de maíz a la semana.

¿ Te fue de interés esta noticia ?

Regálanos un minuto por favor.
Danos tu calificación:

Comparte esta noticia

MÁS

NOTICIAS